Cristina del Campo

masdearte_cabecera_dos_noemimendez




Desde que me propusieron el blog de masdearte sentía la necesidad de hablar sobre la obra de Cristina, artista con la que compartí facultad sin saberlo por no coincidir en promociones. De un modo u otro creo que sin saberlo ya tenía un vínculo con su obra y por qué no, con ella misma ya que, al fin y al cabo, nos hemos nutrido de estímulos muy semejantes.

Cristina del Campo es una cántabra que construye arquitecturas tan inquietantes como delicada, cargadas de suave color y con cierta abstracción que prioriza en líneas ante la volumetría.

Su obra retrata principalmente «paisajes arquitectónicos» que difícilmente desciframos como interiores pero que nos invitan con sutileza a mirar en el nuestro propio de una forma dulce y hermosa pues, la obra de Cristina es prioritariamente bella para el espectador. No existen en sus trazos cortes o rupturas violentos a pesar de ser una obra realmente fraccionada, estructurada y con reminiscencias de dibujo técnico, que contiene pequeños «close up» de esos «paisajes» que uno visita y que permiten al inquieto espectador imaginar el resto de la escena propuesta.

Recientemente ha actualizado su web con sus últimas obras, en las que se intuye un movimiento, incluso podría decir que la presencia humana a pesar de no constar en la obra, pero las telas y pliegues de su última serie, parecen indicarnos que alguien ya ha visitado la escena antes que nosotros.

Para mí, algo temendamente inspirador es que Cristina parece dejar intuir siempre algo de naturaleza o «vida» en cada lienzo, bien una planta (claramente en la serie Lámpara, Pitas, Bajo Techo), bien algo que yo relaciono dentro de mi inconsciencia con un fenómeno meteorológico, pues en su serie Shopping Carts, en la que se «retratan» diferentes recipientes para la compra, hay algo que nos hace respirar una atmósfera, que sin estar, sin hacerse notar, delata si muestra un interior o un exterior, pero al fin y al cabo delata vida, casi mediante la ausencia de la misma como en su última serie «Drapeados» en la que como decía parece que alguien haya visitado la escena con anterioridad.

Otro parte que me gusta en Cristina son puntos de luz que también se intuyen en casi todas las series pues de algún modo u otro dibuja en algún plano alguna volumetría en línea que cercana al diseño industrial se asemeja a un diseño de lámpara o tulipa.

Cristina del Campo es alguien a quien os invito a seguir porque para mí es  curioso cómo juega con los planos y la luz utilizando casi con exclusividad la línea y el color plano. Eso sin duda, me atrapa de su obra.

Ningún comentario todavía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies