Blinky y el Juego de Ajos

El 24 de enero se presenta en La Caja Blanca del Centro Cultural de Las Cigarreras de Alicante la muestra de José Luis Serzo «Blinky y El Juego de Ajos» comisariada por Rosa Hernández que muestra un total de casi cien obras de dos de las series del manchego: «La historia más bella jamás contada» y «Los señores del bosque».

Bajo la labor comisarial de Rosa Hernández se presenta de forma concienzuda parte de la obra de José Luis Serzo (Albacete, 1977) y se reúnen para la muestra del Centro Cultural Las Cigarreras de Alicante, dos de sus aventuras protagonizadas por su famoso alter ego, Blinky Rotred. La narración consecutiva de estas series conduce al espectador por un camino que le ayuda a profundizar en las emociones conscientes e inconscientes vitales del individuo y la sociedad actual en sí. Los relatos plásticos de Serzo pueden ser disfrutados desde cualquier aspecto que consideremos apetecible, al verlos, uno puede disfrutar la narración literaria convertida alquímicamente en plástica multidisciplinar a modo de cuento o fábula, o ir más allá y sumergirse de lleno en las profundidades psicológicas, los símiles y las referencias simbólicas que el artista introduce para invitarnos a nuestra propia reflexión.

 Con La Historia Más Bella Jamás Contada. El Renacimiento de Blinky Rotred, el artista, muestra con gran generosidad lo más tremebundo de la emoción humana, la «marejada» emocional de la inestabilidad personal, el momento profundo en el que el ser humano (él mismo y por qué no, también el momento social actual) entra en crisis y como si de un navegante (de la vida) se tratase debe profundizar y llegar al fondo del «rebufo marino» para poder salir de él y llegar a la superficie. En ese navegar por las emociones, Blinky, deberá enfrentarse a toda clase de monstruos reales e imaginarios que le impiden avanzar. Incluso llegar a morir para renacer finalmente. Pero Serzo, siempre nos transmite una parte esperanzadora, también en ese tránsito existe la ayuda externa: marineros y náufragos de la vida que ayudan a su protagonista a llegar a buen puerto, o mejor aún al gran símil de «tomar tierra firme».

Blinky Rotred, toma tierra, pero sabe que el camino no ha llegado a su fin, exhausto de la batalla marina, decide dejarse ayudar por los seres que se encuentra en la costa encontrada sin saber si son o no los mejores aliados en su andadura vital, pero como incansable explorador, decide dar un paso más y adentrarse en el camino que se muestra ante él, el bosque, una clarísima metáfora que el artista utiliza magistralmente para sumergirnos en el subconsciente humano.  ¿Por qué entrar allí? El bosque al igual que nuestro subconsciente posee una parte atrayente en competición con un terrible miedo a enfrentarnos a lo que allí dentro puede habitar, monstruos, alimañas, depredadores, pero también magia y mitológica como hadas, seres mágicos y la más bella e insospechada flora y fauna. Es por esto que Blinky se adentra en la aventura y nos regala su tránsito por tan rica y estremecedora naturaleza, presentándonos a todos los habitantes que allí se cruza (seres que como en todas sus series pertenecen a la vida real del artista y que Serzo filtra e interpreta en su narrativa), permitiéndonos entrever los dones y oscuridades que cada uno de ellos nos puede descubrir. Los Señores del Bosque, es pues, un viaje iniciático al conocimiento del nuevo Blinky y como toda iniciación lleva consigo un proceso de revelación.

Pero Serzo continúa luchando con su optimismo vital y nos conduce a un dulce pero intrigante final, El juego de Ajos, un claro en el frondoso bosque en el que ver cómo con alegría y júbilo las extrañas criaturas que allí se encuentran manejan el conocimiento esencial de la naturaleza en sí.  Una obra de gran formato que permite un «descanso» en la profunda serie de Los Señores del Bosque. La obra, que es mostrada al público por primera vez en esta sala y es una de las más importantes en producción y formato de ambas series. En ella Blinky será invitado a  presenciar y participar en un juego desconocido y misterioso «El juego de ajos», que quizá pueda interpretarse como una metáfora del juego de la vida y de las eternas y misteriosas reglas del mismo.

 Todo esto, acompañado de sus maravillosos y recurrentes juegos de escalas que ayudan a transmitir ese aire de ensoñación y duda entre lo real y lo imaginado, hacen que Serzo vuelva a mostrar su maestría técnica en cualquiera de las disciplinas que acomete para así transmitir a modo de mago, artista, alquimista y terapeuta visual con su lenguaje personal, el total de su imaginario. El de uno de los artistas más complejos, completos, extraños y enigmáticos en producción del panorama actual.

 En palabras del artista: «ésta es una de las exposiciones más importantes que he realizado debido a la cantidad de obras expuestas y donde se podrá ver de una manera  completa el modo de trabajar que me caracteriza ya que reunirá todas las  disciplinas que son articuladas por mis historias: pintura, dibujo,  escultura, video, fotografía, instalación, textos.»

Y como afirma la propia Rosa Hernández: «Mi interés como comisaria de esta exposición es la narración, la literatura es la fuente, no me atrevo a comparar a Serzo con pintores como Goya o Velázquez, pero si, en la actitud de reflejar una sociedad decadente, y carente de esperanzas. Pero Blinky, nos conduce a través de su iniciación a la esperanza. Juguemos al Ajo.»

La comisaria articula minuciosamente un intenso recorrido por unas 100 obras de Serzo que se van a instalar  en el magnífico espacio de la antigua Tabacalera de Alicante. Un gran esfuerzo a nivel técnico y una intensa labor de comisariado que ayuda a conectar con parte de la labor que el artista manchego lleva desarrollando en sus últimos diez años, la búsqueda de la «obra de arte total», las «exposiciones relato» que de forma multidisciplinar acerquen el oficio, la imaginación y por qué no la historia personal y social de una forma global que ayude a comprender y esperanzar al ser humano.

 Rosa Hernández elige como punto de partida esta muerte y renacimiento de Blinky, acercándonos así la visión esperanzadora que nos lleve, a pesar del trayecto, a encontrar la magia y la alquimia de la vida, «El juego de ajos» que como elemento de la naturaleza bien puede ser dotado de las connotaciones que uno mismo elija, su poder medicinal o su parte más negativa, el fruto de fuerte olor y sabor que todo lo cambia… Todos tenemos el libre albedrío de elegir su connotación.

Noemí Méndez.

Enero, 2014.

Ningún comentario todavía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies